GRUPO DE TEATRO EN JEREZ – ¡¡VAYA ESTAFA!!

Grupo Teatro Jerez

En este artículo te cuento mi experiencia con una asociación o grupo de teatro en Jerez de la Frontera. He tenido una mala experiencia, me siento estafado, y creo que es conveniente publicar esta información con el fin de que otras personas no caigan en la misma trampa o estafas similares, y dar a conocer el trato que he recibido por parte de ellos.

Me encanta el teatro, cuando puedo voy a verlo, y estoy seguro de que esto que me ha pasado es una excepción, y todos los grupos no actúan así. Sólo te cuento mi experiencia sobre un grupo en concreto, y que por el momento no puedo dar el nombre.

Un día recibo un mensaje privado por Twitter de este grupo de teatro de Jerez, indicándome que si les puedo ayudar con su página de WordPress, ya que están pasando la información de un dominio a otro, y tienen problemas con la base de datos.

Hablo por WhatsApp con el presidente, y quedamos en que al día siguiente, sábado, me personaría en la sede del grupo de teatro para ver en profundidad el problema. Era un día soleado, y había quedado con mi pareja y mi niña pequeña para ir a la playa para aprovechar el día, pero como a veces soy muy tonto, y suelo empatizar con los problemas de los demás, decido dejar al lado durante unas horas mi vida personal.

El presi me recibe en la sede del grupo de teatro, que resulta ser su domicilio personal. Me abre la puerta con su niño pequeño en brazos.

Hablamos durante un rato sobre el problema que tienen en su web. Por lo visto, anteriormente, habían “contratado” a un chaval para que les hiciera unos arreglos en la web, y que además meses más tarde, habían contratado a otro chaval para solucionar otros problemas. Me comenta que les había dado un adelanto a esos chavales, pero que no han vuelto a aparecer para poder pagarles el resto. Eso ya suena un poco raro, pero bueno.

Tras un par de horas allí, y trasteando en el interior de su web, le comento que le puedo solucionar los principales problemas, pero que les tendría que cobrar un importe fijo de 50€ (+ IVA, como cualquier trabajo que se realiza en nuestro país), aunque esté 4 horas, o 10h, y el menda me dice que tienen dificultades para pagar en estos momentos, y que me tendría que esperar un poco para poder cobrar, pero estaba de acuerdo con el importe. (Ahí es cuando tenía que haber salido por la puerta, y decirle que lo siento mucho, pero que yo cobro por adelantado, pero en vez de eso creo en su palabra y me dispongo a trabajar.)

Veo que tienen un cacao de la leche en la web, y que los anteriores chavales que habían contratado habían hecho una chapuza en toda regla. Varias bases de datos duplicadas, algunos enlaces redirigían al dominio antiguo en otro servidor, y otras chapucillas varias. En total tenían la misma web en 3 servidores diferentes, en 3 dominios, y con 3 bases de datos diferentes, y lo que había que hacer es unificarlo todo en el nuevo servidor o dominio, pasar todo allí, y eliminar el resto para evitar duplicidades.

Le comento que me tengo que ir, y que solucionaré el problema en los próximos días, desde mi oficina, conectándome a través de un software de acceso remoto, ya que en esas 2 horas no pude solucionar el problema, y que cuando a él y a mi nos venga bien, nos conectamos ambos, y seguiría trabajando de ese modo, para evitar más desplazamientos,  ya que era innecesario estar físicamente allí, pudiendo trabajar a distancia.

Antes de irme, le indico que puedo esperar unos días en cobrar, pero no semanas ni meses. Me dice que tiene que hablarlo con los integrantes del grupo de teatro, pero que no me preocupara, que pagar me iban a pagar.

Al día siguiente, domingo, hablamos por WhatsApp, y me conecto por acceso remoto para seguir trabajando en ello durante un rato, y así durante algunos días más tarde, hasta solucionar el problema aproximadamente en una semana.

El problema principal se resolvió en unas 6/7 horas de trabajo, que era preparar la nueva web, que conectara con la base de datos del nuevo servidor que habían contratado, y solucionar algunos errores graves. Le indico que tiene que pasar los post antiguos de la anterior web a la nueva, y le explico el procedimiento para que lo pudiera hacer él mismo poco a poco. Eran entre 1.000 y 2.000 artículos, y a través de la base de datos no se podía hacer de forma automática. También le doy diversas recomendaciones para su WordPress.

El presidente de este grupo de teatro de Jerez, me da el OK, y damos el trabajo por finalizado. Me pagará en unos días, en cuanto se reúna con los del grupo de teatro y les comente el trabajo realizado y el precio acordado.

Hasta aquí muy buen rollo, y conversaciones de tu a tu muy amenas.

Pero desde este punto, empiezan los problemas…

A la semana siguiente le envío el primer mensaje de WhatsApp preguntándole si había podido hablar con los del grupo de teatro para que me abone el importe correspondiente. No contesta.

A los varios días sigo enviándole algunos mensajes, sin recibir contestación por su parte.

LLamo por teléfono desde mi móvil, y no me coge las llamadas. Así durante varios días / semanas.

Empiezo a mosquearme…

LLamo desde otro teléfono, y curiosamente me lo coge (claro, no tiene ese número en la agenda). De buen rollo, le digo que si ha podido hablar de lo mío con los integrantes del grupo de teatro, o con quien tuviera que hablar, y me comenta que tienen una reunión en unos días, y lo hablarán entre ellos para ver cuándo me van a pagar.

Se repite la misma historia un par de veces más. LLamo, no me lo coge. Envío mensajes, pasa de mi. Y cuando llamo desde otro teléfono (que no tiene en la agenda), me vuelve a decir lo mismo.

-“Nacho, si mira que no lo hemos hablado porque estamos muy liados, pero en unos días tenemos una reunión con el grupo de teatro y lo comento al grupo”. Esto ya es como 1 mes ó 2 después de realizar el trabajo.

Y así algunos días más….esperando que el menda contacte conmigo.

Hasta que hice la llamada definitiva, ya con un toque menos amistoso, después del enfado que tenía.

-“Hola C, me huele a mi que no me vais a pagar, no contestas a mis mensajes, ni a mis llamadas, etc, etc, etc”

A lo que él me responde que esta misma semana lo van a hablar, que me van a pagar, pero que no han tenido tiempo, patatín patatán, bla bla bla, blu blu blu…..

Le envío la factura por email, ya indicando que tienen X plazo para realizar el abono correspondiente, o bien tendré que iniciar un procedimiento legal de impago de factura a través de un abogado, ya que está claro de que no tiene intención de hacer el pago por el servicio prestado.

Pongo también una opinión negativa de 1 estrella tanto en Facebook como en Google Maps.

¡Anda! ¡Ahora si que me contesta a los WhatsApp!, aunque sea de mal rollo… 🙁

Algo así como: -“Nacho, quita ahora mismo esas opiniones negativas que has puesto, y deja de echarnos mierda. ¿¡Cómo que 60€!?. ¡Te dije que te ibamos a pagar! Te recuerdo que tenemos una abogada en el grupo…”

Para no escuchar tonterías, le invito a que cualquier comunicación que quiera realizarme la haga a través del email, ya que mensajes por el móvil no es la manera más formal.

Me bloquea del WhatsApp y no vuelvo a tener noticias suyas, ni de ningún integrante del grupo de teatro.

Si chaval si, en este país se paga el 21% de IVA (que se lo queda hacienda, así como el 20% de mis beneficios, y por cierto, tengo que pagar a la seguridad social la cuota de autónomo), y si, estoy esperando varios meses que me pagues, y si, tenéis una abogada en el grupo de teatro, y yo tengo un tío fontanero…

Un día veo que la tesorera de este grupo de teatro de Jerez me había enviado un mensaje por Facebook (¡Flipa, que seriedad!) pidiéndome explicaciones. Le resumo un poco el cuento por Facebook y veo que al rato lo ha visto, pero como tiene el teléfono publicado en varias páginas de internet, decido llamarla.

-“Hola, mira soy Nacho, que te he enviado esta mañana un mensaje por Facebook, para saber si estabas enterada de este tema, bla bla bla”

-“Pues no se quien eres….(había visto mi mensaje varias horas antes)”

Le explico un poco, y me dice que lo tiene que hablar con la junta directiva, que ella no sabía nada, y como ya me conozco el cuento de la buena pipa, y que literalmente iban a pasar de mi culo, le digo que he iniciado un procedimiento de impago de factura al no recibir respuesta por parte de ningún integrante del grupo de teatro, pero que si me van a pagar, paralizamos el procedimiento.

Seguimos con los problemas……

-“¿¡Como!? ¡A mi no me vengas con amenazas!, bla bla bla….”

Yo tranquilo y relajado, le digo que en ningún momento le estoy amenazando, sólo le digo que llevo meses sin cobrar una factura, y como nadie se pone en contacto conmigo pues tengo que finalizar la vía amistosa e iniciar dicho procedimiento. (Mi teléfono, mi email, y todos mis datos están en la web, en páginas amarillas, en QDQ, y son fácilmente localizables por cualquier persona)

A lo que me contesta ella, muy segura de si misma: -“Yo no creo que por 60€ nadie vaya a llevar a otra persona a juicio, con lo que cuesta hoy en día un abogado, bla bla bla… Si te parece lo voy a hablar con la junta directiva y después de la navidad te llamo y vemos el tema, pero no se en qué quedará la cosa, además, yo no he recibido ninguna factura…. ”

Vamos a ver maja, yo te digo lo que hay, lo que tu te quieras creer o no, tu sabrás. Yo tampoco pensaba que una asociación o grupo de teatro de Jerez me iba a estafar, y al final mira… La verdad es que no tengo dinero para pagar a un abogado, pero existen abogados de oficio que están para que gente como yo, sin recursos, puedan hacer justicia.

Este año a sido muy malo para mi, tanto en lo personal como en lo profesional, y no voy a aguantar que me tomen el pelo, y voy a hacer todo lo posible por:

1-Recuperar el dinero que me corresponde, y si puede ser con intereses de demora (a consultar con el abogado).

2-Que organismos públicos y oficiales con los que colaboran (Ayuntamiento y otros), empresas, y gente de Jerez de la Frontera, conozcan la forma en la que tratais a los proveedores. (En caso de que no se solucione)

3-Incluir a dicha asociación en el registro de morosos ASNEF, adjuntando todas las pruebas documentales.

Quizá el problema sólo sea del presidente del grupo de teatro, que a hecho todo esto a escondidas del grupo, y sin decirles nada, pero ya viendo la forma en la que me atiende la tesorera del grupo, me da que pensar. Además, me mintió al decir que no sabía quien era, cuando horas antes le había enviado un mensaje por Facebook y aparecía como “visto”.

Me da igual, el tema es que yo también tengo una niña pequeña y también tiene derecho a que vengan los reyes magos a su casa a traerle algún regalo. Y sobre todo, tengo derecho a cobrar por un trabajo que he realizado. Es así de simple, pero parece ser que hay gente se quiere complicar más de la cuenta, o va así por la vida, y si encima reclamo mis derechos, se enfadan y se ponen farrucos.

Veo en las noticias a Granados, Correa, a políticos corruptos, el Caso Nadia, y muchísimos más supuestos estafadores que se lucran con el trabajo o dinero de los demás,y sinceramente no veo diferencia entre esto, y lo que me está haciendo pasar este grupo de teatro.

Si no quieres pagar por solucionar un problema en tu web, llama a tu primo o al cuñado y que te lo arregle, pero no contactes con un profesional, y menos experto en redes sociales y marketing online, porque te la va a liar parda (dentro de lo legal), y va a darle difusión.

Se han aprovechado de mi buena fe, y no me da la gana. Cualquier otro te cobra por lo menos la mitad por adelantado, o bien el total del servicio.

Y como no hay mal que por bien no venga, a partir de ahora tendré espero ser menos tonto, y no dejarme seducir por las palabras de un tío con su bebé en brazos, que tiene una asociación de buen rollo, que ya me pagará.

Ahora me doy cuenta de que esta gente “contratan” chavales para solucionar sus problemas con la web, y luego no les pagan. Ojalá alguno de ellos se ponga en contacto conmigo para que me cuente su experiencia.

Y ya para terminar sólo decir que esta historia de mierda no me deja ni dormir, y no paro de darle vueltas a la cabeza desde que me pasó, porque uno de mis defectos es que tengo mucho orgullo, y a mi nadie me tima. Soy una persona honesta, trabajadora, y seria, pero cuando me pasa algo así, pierdo los papeles y las formas, porque pienso en hacer justicia de un modo u otro.

Ah por cierto, si alguien de ese grupo de teatro se quiere poner en contacto conmigo, lo puede hacer sin problema. Teneis mis datos por todos lados 😉

Quizá si antes alguien me hubiera recomendado el libro “Emprendedores, el libro de la Ingenuidad“, me hubiera evitado este disgusto.

Debería cambiar la categoría de “Ganar Dinero” y crear una de “Cómo Perder Dinero“, viendo el tipo de gente o empresas con la que desgraciadamente me topo de vez en cuando a lo largo de mi vida.

Otro día contaré mi experiencia de cuando trabajé para una empresa de seguridad, me tomaron por tonto, y les saqué 4.000€ por despido improcedente. Me fuí de viaje a Túnez con mi pareja, y les envié una postal desde allí a la empresa ¡dándoles las gracias por el dinero! XD